ioneti
 

Beautiful stranger es un proyecto híbrido, entre la comedia existencial, la autoficción y el lenguaje cinematográfico, que sitúa al espectador en mitad de un cruce de caminos entre la realidad y la ficción.

EQUIPO CREATIVO
Texto e idea – Ion Iraizoz
Dirección y dramaturgia – Gloria March, Ion Iraizoz y Juan Paños

Reparto – Ion Iraizoz
Espacio sonoro – José Pablo Polo
Espacio escénico – Caja Negra Tam
Video creación – Ainara Pardal
Mirada externa – Iñigo Rodríguez-Claro
Producción – La Caja Flotante
Distribución – Zeena Producciones

Cartel – La dalia negra

Fotos – Iker Lanz

BEAUTIFUL STRANGER cartel.jpg

SINOPSIS

El 21 de mayo de 2019, Ion Iraizoz celebró su cuarenta cumpleaños haciendo una fiesta/performance a la que llamó “El último martes antes de cumplir 40”. En esa fiesta su padre leyó un relato que su madre había escrito durante el embarazo, y que había estado oculto durante cuarenta años.

Beautiful Stranger es la celebración de un cumpleaños para meterse en una bañera, es el título de una canción, es el reencuentro con un amigo de toda la vida y con una exnovia. En Beautiful stranger hay soliloquio con todos y diálogo con uno mismo. Hay vodevil y cinematografía, hay magia y realidad. Hay sueños imposibles y resultados impredecibles. Duelo sin quebranto, un tenedor en el ombligo, hay búsqueda del otro que hemos sido, o que podríamos llegar a ser.

En el espejo, en las ventanas, en los “selfies”, en los vídeos pasados y futuros, en la retina del público que tenemos enfrente nos vemos repetidos. Nos reflejamos más o menos nítidos. Somos extraños, hermosos, maravillosos, distintos, pintorescos,… cada vez de una forma, pero siempre los mismos.

La fuerza está en lo que queremos, hasta que llegan otros y nos desbaratan todos los planes. Y nos hacen dudar y ya no sabemos si somos nosotros mismos o lo que otros quieren que seamos. Y no vale decir, a las pruebas me remito. Porque no hay nada seguro, todo es ficticio. Nada tangible, todo pende de un hilo. Todos somos todos y nadie es solo uno. 

Casa de cultura de Villava - Estreno - 30/01/21

Teatro Gayarre - Formato zoom - 15, 16 y 17/02/21

Sala Nave73 - del 03/03/21 al 25/03/21

ENT - Sábado 24 de abril

LA IDENTIDAD COMO FICCIÓN

 

En Beautiful stranger Ion Iraizoz se interpreta a sí mismo para  tratar de reconstruir su fiesta de cumpleaños con la complicidad del público. Mirará a su pasado, real o ficticio, con el deseo de recomponer algunas de las piezas que componen su puzzle identitario.

La reconstrucción de esta fiesta es solo un comienzo, un pretexo para generar ficciones, y reflexionar sobre la identidad y la relación con nuestro propio cuerpo a lo largo del tiempo.

El cuerpo se identifica con un nombre que no eliges, un sexo que tampoco eliges, una clase social heredada, una educación, una nacionalidad y una herencia genética. Casi todo lo que conforma la identidad es heredado. Yo soy todo eso, sí, pero al mismo tiempo no lo soy. Yo soy otro, nosotros somos otros, cualquiera de esos hermosos desconocidos que nos cruzamos a diario por la calle.

“El cuerpo cambia tanto a lo largo de la vida que debería tener un nombre distinto cada día y para cada uno de sus estados”.

Santiago Alba Rico – Ser o no ser (un cuerpo)

Con Beautiful Stranger hemos tratado de reflexionar sobre la manera de acercarnos a nosotros mismos, a nuestras contradicciones y a nuestra propia condición humana, a través del recuerdo de lo que fuimos y lo que podemos llegar a ser. Ion Iraizoz se pregunta qué conforma nuestra identidad y cómo esta es cambiante y múltiple, al igual que las circunstancias que nos rodean.

TRATAMIENTO DRAMATÚRGICO Y ARTÍSTICO

Este proyecto es una continuidad del trabajo dramatúrgico, escénico y audiovisual que Ion Iraizoz viene realizando en los últimos años. Beautiful stranger es deudor de Catástrofe, el anterior montaje de La Caja, en el que investigamos en relación a las estructuras abismadas, o «mise en abyme» y a los diferentes niveles de ficción dentro de una pieza. «Mise en abyme» es el procedimiento narrativo consistente en imbricar una narración dentro de otra, como si se trataran de muñecas rusas.

Además, en esta ocasión, queríamos explorar las posibilidades de la autoficción, y situar al espectador en ese espacio tan interesante que está entre la realidad y la ficción, entre la verdad y la mentira, entre el recuerdo y la imaginación.

Nos interesa la autoficción si se distancia de la vida de sus creadores, si lo personal es solo un comienzo, una manera de ir más allá. Hablo de mí mismo no para hablar de mí, si no para hablar de nosotros. La autoficción no es un encierro ególatra, sino que es, por el contrario, un camino de apertura a los demás, un intento de alcanzar ese otro que no soy yo.

Como decía Godard: “Para hablar de los otros hay que tener la modestia y la honestidad de hablar de uno mismo”.

Colabora:

GN-V2-1 c.png